Dios del orín

Ritxi se queda ciego y Llimoo, sin ser consciente, le ayuda. Con la colaboración de Tomàs Fuentes.

comenta desde la humildad